Creating a menswear collection

En CENTRO funcionamos como una fuerza centrípeta: atraemos las fuerzas creativas a nosotros. Dentro la teoría de los seis grados de separación somos el punto de conexión más cercano a las mentes brillantes de las industrias creativas.

Día con día nuestra Comunidad CENTRO experiementa estos vínculos, bien en las aulas, bien en conferencias, masterclasses, talleres y demás actividades potencializadoras de la creatividad.

Un ejemplo de esta proximidad con los personajes más destacados del mundo creativo fue la visita de Barry Tulip a nuestro campus, quien impartió un taller de menswear a estudiantes de la Licenciatura en Diseño Textil y Moda. Tres días de intenso trabajo en la Mediateca, a un ritmo que solamente alguien que ha trabajado con referentes como Louis Vuitton, Gieves & Hawkes y John Galliano sabe imprimir.


El taller


Quince estudiantes de distintos semestres de la licenciatura realizaron las tareas encargadas por el famoso consultor británico de diseño: investigación rigurosa, definición de target, desarrollo de diseño y, finalmente, tres outfits a presentar en el taller.

A las chicas y chicos se les dio poco tiempo previo -apenas el suficiente- para preparar sus ideas y materiales. Una simulación apegada a la presión de trabajo de la industria de la moda.

Aprendes no sólo a ser eficiente y sacar las cosas que te piden de manera más rapida, sino también te fuerza a concretar tus ideas mucho más rápido de lo que estabas haciendo antes, comentó Elena Valdés, quien cursa el séptimo semestre de la licenciatura.


Tulip, después de narrar detalladamente a los presentes en el taller su experiencia como consultor en diseño para los gigantes de la industria de la moda, prosiguió con un minucioso acompañamiento colectivo e individual en el desarrollo del trabajo de los estudiantes.

I’ve been really impressed by the levels of works so far, and everybody’s attitude (…) I think it’s really nice working in this kind of environment where you can have so much time to talk to people on a one to one basis and find out what really interest them and what they want to say, manifestó Tulip, quien aprovechó algunos momentos del taller para contemplar la espectacular vista de la Ciudad de México desde los transparentes ventanales del sexto piso.

La silenciosa y apacible zona de estudio que por lo regular es la Mediateca vio alterada su dinámica cotidiana durante las horas en que Tulip conectó con los estudiantes: telas por aquí, bocetos por allá, tijeras, reglas y colores en todas partes… Una factoría creativa e interactiva instalada en las alturas de CENTRO.

Trabajar con personas de diferentes generaciones también te abre mundo; aparte trabajar por nuestra propia cuenta porque el taller es un: okay, te damos una guía y luego tú vas a ver cómo todo lo que has aprendido lo presentas, aseguró Renata Vargas, estudiante de séptimo semestre.

Barry dejó totalmente en claro que en todas estas técnicas de diseño y de procesos lo importante que es la investigación -tanto visual como de siluetas-; todos los diferentes métodos que se pueden hacer y que te abren esta mente. Es una perspectiva que muchas veces tú como diseñador te cierras a cierto método que te funciona, dijo Nicole Quintanar, de sexto semestre.


En la recta final de la vibrante experiencia, Barry Tulip hizo observaciones técnicas a los outfits presentados por los participantes del taller. Invitó a prestar siempre atención a los pormenores en la calidad de sus productos, desde las materias primas hasta los más mínimos detalles de presentación; también los motivó a tener confianza en su capacidad creativa y a invertir una considerable cantidad de tiempo en investigación.

Me encantó, me volví a sentir segura de mi trabajo, expresó Daniela González, convencida de que este tipo experiencias son el complemento ideal a lo aprendido diariamente dentro de las aulas de CENTRO. Te da una idea de lo que te vas a enfrentar afuera. No van a querer a alguien que se conforme con un diseño o dos, sino con alguien que se esfuerce, que investigue, concluyó la estudiante de séptimo semestre.

Concluyó el taller; la Mediateca retornó a su habitual tranquilidad; Tulip tomó vacaciones en México antes de partir Londres; los quince participantes volvieron a las aulas… Lo que no regresará más son algunas ideas previas que tenían los estudiantes sobre la labor que implica el diseño de lujo. Su concepción era distinta antes de involucrarse en este taller; hoy, después de trabajar codo a codo con un personaje como Barry, su esquema mental experimentó una precisión: diseñar es cosa divertida y seria, pero, ante todo, es una cuestión profesional. Muy profesional.