La transformación digital con rostro humano | Gabriel Charles

Las cosas no cambian; nosotros cambiamos. *Henry David Thoreau



Con la llegada de internet y el auge tecnológico que continua hasta nuestro siglo, las empresas que nacieron antes de la revolución digital se enfrentaron a un dilema profundo: verse rezagadas por competidores más avanzados o transformarse. Las reglas del juego han cambiado y éstas requieren de un cambio radical por parte de emprendedores y empresarios; requieren de una disrupción digital.

Sin embargo, como ha escrito David L. Rogers en The Digital Transformation Playbook, “la transformación digital no es tecnológica, sino que tiene que ver con estrategias y nuevas maneras de pensar.” En ese sentido, más que una adaptación tecnológica inerte y meramente instrumental, la transformación digital tiene que ver con un cambio que es fundamentalmente creativo: una mutación que incluye la innovación del pensamiento y de las maneras de aproximarse a los problemas.

Justamente es ahí donde CENTRO ha buscado posicionarse: en el espacio en donde la creatividad se entiende como un catalizador de cambio que incide en nuestras vidas y nos mueve hacia nuevas realidades. Por ello, CENTRO ha implementado medidas para estar a la vanguardia en materia de transformación digital y –en línea con su compromiso con la ciencia, el emprendimiento y la tecnología–ha desarrollado la Maestría en Negocios, Innovación y Creatividad que busca formar a agentes de cambio que desean identificar y definir problemas complejos y transformarlos en oportunidades concretas de negocio.

Tomando como eje las exigencias tecnológicas de la época actual, Gabriel Charles –director de la Maestría– ha desarrollado una visión que, además de considerar estrategias y nuevas maneras de pensar, centra la transformación digital en las personas. Para Charles, así como para CENTRO como institución, la transformación digital es una transformación con rostro humano.

1) Los negocios en la era digital

Según datos del último reporte proporcionado por la Digital Transformation Inicitative del World Economic Forum, la inversión empresarial en tecnología será de aproximadamente $2,426 trillones de dólares en el 2020. Como explica Charles, esta inversión de las empresas en aspectos como robótica, inteligencia artificial o el internet de las cosas se debe principalmente a tres razones:

  1. Garantizar una mayor eficiencia.
  2. Mejorar la experiencia de los clientes.
  3. Generar nuevos modelos de negocio.

Si se considera que cualquier inversión de tiempo y dinero se hace esperando un retorno, la inversión en transformación digital no es la excepción. En ese sentido, las razones ligadas a la transformación digital se relacionan con 5 habilitadores clave que permiten maximizar el retorno de inversión digital.

  1. Liderazgo ágil y digital: los líderes con perfil digital son indispensables.
  2. Acceso y manejo de data: la información se usa para generar negocios y sobresalir.
  3. Habilidades de vanguardia: adquirir capacidades más allá de lo administrativo.
  4. Disponibilidad tecnológica: es importante para que la transformación digital se dé.
  5. Actuar como ecosistema: la empresa debe ser un ente abierto.

Si se logran implementar estos 5 habilitadores en una empresa, entonces se posibilita un mayor retorno de inversión para cumplir con las 3 razones por las que se decide dar el paso hacia la transformación digital. Sin embargo, Charles pone énfasis en los primeros tres habilitadores pues aquéllos permiten visibilizar que el núcleo de los cambios tecnológicos en el ámbito empresarial tiene que ver principalmente con las personas.

Empresas y herramientas en transformación

Para profundizar más en los habilitadores clave para el retorno eficiente de inversión digital, Gabriel Charles presenta algunos ejemplos concretos de empresas y herramientas que, por un lado, permiten entender cómo se dan realmente en el ámbito de los negocios y, por otro, visibilizan la importancia de las personas en los cambios tecnológicos de la época digital.

  1. Liderazgo ágil y digital: para resolver problemas de manera más rápida e iterativa existen varias metodologías ágiles de desarrollo como Scrum o Kanban, así como herramientas de software como Trello, Slack o Asana, o Asana, que se traducen en nuevos modos de trabajo individual y en equipo.
  2. Actuar como ecosistema: hay muchas maneras de aproximarse, pero un eje evidente es la interacción entre dos entidades como startups y corporate venture capital; el segundo es un vehículo para que el primero pueda innovar. Por ejemplo, CEMEX Venture y Jelp: la primera empresa invirtió en la segunda, la cual se relacionaba con el ámbito de la construcción y que, por lo mismo, tenía relación con la habilitación de una línea de negocios de CEMEX (Construrama).
  3. Disponibilidad tecnológica: servicios de capacidad de cómputo que se pueden pagar para impulsar el negocio de manera digital sin invertir en infraestructura propia. Por ejemplo, Google Cloud Platform o Nubity.
  4. Acceso y manejo de data: hay servicios que permiten utilizar data para eficientizar el negocio de manera específica. Por ejemplo, Hexagon Data, quienes son científicos de datos con especialización en marketing y cuyo servicio permite analizar datos para mover inversiones al área digital para mejorar resultados.
    • La buena estructuración de data permite el desarrollo de la Inteligencia Artificial y su aplicación a los negocios. Al dirigir la I.A. a las 3 razones para invertir en transformación digital se logran cosas importantes; por ejemplo, Synapbox (I.A. aplicada a eficiencia), Yalo (I.A. aplicada a mejorar la experiencia de los clientes) y NotCo (I.A. aplicada a la generación de nuevos modelos de negocios).
  5. Habilidades vanguardistas: son necesarias para que las personas puedan hacer mejor su trabajo y enfrentar la transformación digital. Por ejemplo, Supter hace un diagnóstico digital en personas para identificar las lagunas en el conocimiento y proporcionar contenido personalizado para cerrar dichas brechas.

La transformación digital de CENTRO

Aun cuando los habilitadores parten de un contexto de negocios, éstos también son útiles para aproximarse al caso específico de CENTRO, una institución que –en su compromiso con la innovación, el cambio y la educación tecnológica– se ha transformado digitalmente y ha buscado que su comunidad cuente con las habilidades y la disponibilidad tecnológica para liderar el ecosistema creativo en el contexto actual. La digitalización ha impactado principalmente en dos ámbitos interrelacionados: la optimización de la interfase institucional y la gestión académica-administrativa.

CENTRO está en el proceso de implementación de PowerCampus, un sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) desarrollado por Ellucian para centralizar la información, mejorar la comunicación y eficientizar los procesos estudiantiles. Gracias a esta plataforma de gestión académico-administrativa, se ha desarrollado un portal intranet para facilitar la inscripción, el registro y los pagos llamado PowerCampus Self-Service y se ha buscado aplicar un software para la gestión, administración y comunicación de los procesos educativos. Esta inversión en tecnología, software y herramientes digitales permite que CENTRO sea lo más eficiente posible en el manejo digital de procesos y datos, mejorando además la experiencia de estudiantes y profesores.

En términos pedagógicos, CENTRO cuenta con un modelo educativo híbrido para la creatividad que busca vincularla con la tecnología. El proyecto de STEAM Lab –Science, Technology, Entrepeneurship, Arts & Creativity and Meaning– ha configuradfo cursos y programas en todos los niveles (Educación Continua, Licenciaturas, Posgrados) que tienen como eje el desarrollo de capacidades que permitan a los estudiantes ser líderes creativos en la era digital.

El rostro humano de lo digital

Tras este recorrido en el panorama de la transformación digital es notoria la importancia de los individuos en dicho proceso. A pesar de que la idea de cambios tecnológicos generalmente viene aunada a una visión en donde las máquinas toman control sobre la humanidad, un análisis de lo que conlleva la transformación digital permite entender que detrás de ella se encuentran los intereses, capacidades y necesidades de las personas. Sin un aporte humano es imposible modificar las maneras de pensar y las estrategias; el factor personal es indispensable. Como ha explicado Gabriel Charles, el ámbito de los negocios lo demuestra claramente pues

“el 50% de las razones de éxito o fracaso de una empresa tiene que ver con las personas… y el otro 50% también.”

En sintonía con este diagnóstico, CENTRO está inmerso y en un proceso constante de iteración que tiene la preocupación por lo humano como principio. En CENTRO sabemos que la transformación digital es indispensable pero que ésta no puede tener a la máquina o al robot como paradigmas, sino que debe de girar alrededor de y para los estudiantes, profesores y todos los miembros de la comunidad. La transformación digital tiene rostro humano pues, en esencia, los que cambiamos somos nosotros.